Hamaca y laptop simbolizando ambiente de quien genera ingresos pasivos
Ingresos pasivos vs. Trabajos
octubre 9, 2018
Show all

Emprendimiento ¿qué es realmente?

escritorio de emprendimiento

Escritorio de emprendedor y su emprendimiento

Definición de emprendimiento

Hoy por hoy se escuchan tanto la palabras emprendimiento o emprendedor que corremos el riesgo de pasar por alto su significado.

Ambas nacen del verbo emprender, el cual es definido por el diccionario del siguiente modo:

“Empezar a hacer una cosa determinada, en especial cuando exige esfuerzo o trabajo o cuando tiene cierta importancia o envergadura”. 

Vemos que dentro de la definición hay dos partes.

Por un lado tenemos el hecho de que un emprendimiento es perseguir una cosa determinada, un fin específico.

En esta primera parte de la definición es donde muchos se quedan estancados.

Muchos creen que basta con una buena idea para llevar adelante un emprendimiento.

El mejor ejemplo de esto es el miedo a compartir las ideas por temor a que me roben la idea.

Quienes creen que para emprender solo necesitan una buena idea que perseguir y se proclaman emprendedores, sin considerar la segunda parte de la definición, es probable que terminen abandonando sus metas bajo pretexto de sus “válidas” excusas.

Es que emprender, ser emprendedor e impulsar un emprendimiento conlleva no solo querer cumplir un objetivo, lo cual forma parte del 10% de lo que se necesita, sino también estar dispuesto a luchar por ello.

La meta es muy importante, no me malinterpreten. Solo aquél que ame el objetivo por el cual está luchando tendrá la energía para devolver los reveses de emprender.

Se trata de una relación simbiótica entre esfuerzo y pasión por tu emprendimiento.

Es por ello que, volviendo a mi referencia, temer que me roben la idea es un pensamiento muy limitador.

En mi experiencia, es muy difícil encontrar a alguien que tenga tanto amor por una idea ajena, que ofrezca igual tenacidad a la hora de llevarla adelante y ofrecerla al mundo que quien la ideó.

En síntesis, la definición de emprendimiento se compone de una idea clara de a dónde quiero llegar y una voluntad sólida para recorrer el camino hacia ese lugar.

Emprendimiento es entrenamiento

Entré en el mundo del emprendimiento pensando que me sería sencillo conseguir mis metas en poco tiempo.

Esa falta de humildad se curó rápidamente con varios costos hundidos que tuve que pagar por mi inexperiencia.

Malas sociedades, falta de habilidad de reconocer talento, exceso de ideas, pobre administración del tiempo, en fin.. decisiones equivocadas por falta de experiencia.

Cometí todos esos errores y más.

Recuerdo que en mi primer emprendimiento cree un producto de software para un nicho muy chico y decidí que su precio debía ser bajo ya que pensaba “si es tan barato todo el mundo lo pagará”.

Dado que el nicho era tan chico, aún más pequeño era el número de clientes que yo podía captar con mis recursos, por lo que terminé teniendo muchos clientes que no me dejaban mucho dinero.

En vez de frustrarme ante dicha situación, decidí sortear mis miedos respecto a aumentar el precio de mis productos y reestructuré lo que ofrecía aumentando sustancialmente el precio de los servicios ya ofrecidos y agregando otros servicios.

Esto último hizo que mis esfuerzos por captar clientes se vieran recompensados rápidamente ya que un cliente nuevo me significaba un valor equivalente a muchos de los clientes captados con los precios anteriores.

Éste es un simple ejemplo de cómo una dificultad no me frenó y me obligó a repensar mi idea de negocio y su viabilidad.

Un emprendimiento es un entrenamiento constante que nos requiere abandonar nuestros más arraigados vicios.

Aquellos preconceptos que, por ejemplo, nos dicen que si hacemos llamados telefónicos de venta en frío, la mayoría de las personas que llamemos nos odiará por molestarlos.

Yo creía esto y, cuando finalmente lo hice, terminé recibiendo agradecimientos por mi llamado.

Con ese ejemplo quiero mostrar cómo mi falta de experiencia me llenaba de prejuicios, los cuales me llevaban a perder tiempo y recursos valiosos para aumentar mis ventas.

El entrenamiento al que me refiero es justamente ese aprende de tus errores que se menciona en todos los libros, blogs y contenidos de emprendimiento y desarrollo personal.

Emprendimiento es compartir

Nadie va a conocer tu proyecto si lo guardas como si fuera la fórmula de Coca Cola.

Ninguna persona se va a emocionar y querer sumarse a tus filas para impulsar la generación de valor que propones, si no sabe nada de lo que estás haciendo.

Evitar dar a conocer la idea es uno de los errores más comunes de los emprendedores novatos.

Esta actitud puede venir por miedo o falta de confianza.

Cualquiera sea el caso, las consecuencias para los proyectos son nefastas. Veamos por qué.

Kickstarter. Seguro escuchaste hablar de ésta plataforma de crowdfunding.

Si no es así,  te cuento que se trata de una plataforma en la que emprendedores dan publicidad a su emprendimiento, explican qué es lo que quieren construir o desarrollar, qué valor aportará y piden a los usuarios financiamiento para lograrlo.

Esto es, literalmente, gente que no tiene dinero para financiar su idea pero que, de todos modos, quiere llevarla adelante.

Y lo hace ni más ni menos que compartiendo su emprendimiento al mundo para conseguir financiación y materializarlo.

Sin compartir no existiría el emprendimiento.

Somos seres sociales y, en sociedad, aumentamos nuestro potencial.

Como desarrollador de software, ésto lo tengo muy claro gracias al llamado desarrollo colaborativo.

El Desarrollo colaborativo de software es un modelo de desarrollo cuyas bases son la disponibilidad pública del código y la comunicación vía Internet.

Sin la idea de compartir código y conocimientos, mucho del software que hoy aprovechamos sería inferior o no existiría siquiera.

Al compartir tu emprendimiento mucha gente querrá ayudarte a verlo realizado.

Siendo reservado puede pasar que pierdas muchas oportunidades que pueden venir en forma de financiamiento, feedback, testing, marketing, networking, etc.

Emprendimiento es constancia

Ya hablamos de la tenacidad en llevar adelante el proyecto como una parte basal de un emprendimiento.

Pero ¿a qué nivel de constancia y tenacidad nos referimos?

Una frase que escribí en mi libreta personal al comenzar a emprender lo resume muy bien. Hasta donde se es anónima, si sabés a quién puedo atribuírla escribime 😁

Emprender es vivir unos pocos años de tu vida como la mayoría no lo haría, para poder pasar el resto de tu vida como la mayoría no podría.

Estamos entrenados socialmente a querer todo ya y eso es incompatible con un emprendimiento.

Lo importante es entender que un poco cada día logra grandes resultados.

Pero esos resultados se logran a largo plazo. En el mientras tanto, hay quienes la pasan mal y quienes aprenden a dominar esta ansiedad de tener todo ahora.

El principal verdugo de los nuevos emprendedores es la necesidad de ingresos.

Si bien no está mal quemar todas las naves a lo Hernán Cortez, existen alternativas menos radicales.

Por ejemplo trabajar en tu emprendimiento en tus ratos libres del trabajo, puede que te tome más tiempo pero es una opción viable que he visto funcionar.

Otra opción es buscar un trabajo activo independiente, el cual te permita organizar mejor tu tiempo y energía. (si no sabes lo que es el trabajo activo mirá este post en el cual menciono los ingresos activos y pasivos)

La constancia se consigue con una correcta administración de esos factores.

El tiempo, pues debes dedicar trabajo a tu emprendimiento y la energía para que ese trabajo sea de calidad.

Algunas personas eligen trabajar por las mañanas, otras en sus horarios de almuerzo, otras por las noches.

La analogía del gimnasio siempre aparece al hablar de éste tema. Entrenar siete horas seguidas en un día no genera los mismos resultados que entrenar una hora por día durante siete días (incluyendo descansos de por medio).

Existen muchos métodos para ayudarte a alcanzar ésta constancia, que no viene al caso mencionar ahora.

Aprendí que, más importante que el método que elijas para trabajar en tu emprendimiento, el estado mental y el diálogo interno son los factores determinantes.

En un encuentro de emprendedores aprendí una valiosa lección sobre constancia y diálogo interno.

La oradora había fundado un emprendimiento de enseñanza de inglés in-company. Al comienzo era una profesora particular de inglés y vivía de este trabajo activo.

Luego comenzó a tener profesores a su cargo y derivaba alumnos. Hasta que tuvo la idea de realizar llamados a empresas para vender el servicio de inglés in-company.

Cuando comenzó con los llamados se dió una importante crisis en la Argentina y las empresas comenzaron a recortar gastos por lo que parecía imposible que alguien contratara este tipo de servicios.

Incluso varios interlocutores le decían que el mercado estaba saturado, que habían recibido muchos llamados así y le recomendaban que desistiera.

Ella, por el contrario, reforzó su diálogo interno diciendo si hay crisis… lo único que deberé hacer es más llamados. Y así fue que hizo dos mil quinientos llamados logrando captar suficientes clientes como para tener un negocio viable.

Hoy continúa ofreciendo éstos servicios y viviendo totalmente de su emprendimiento.

Emprendimiento es diversión y libertad

Mientras escribo éste post, estoy sentado en un bar en Buenos Aires.

Me levanté temprano como siempre, y caminé a mi bar favorito.

En el camino me esquivaron varios oficinistas apurados por llegar a su trabajo.

Mientras pasé por la boca del subterráneo, vi un anuncio que decía “por inconvenientes técnicos la línea está demorada” y me sonreí disfrutando no tener que viajar “al trabajo”.

Eso siempre me recuerda mis tiempos de oficinista y cómo me arruinaba el día salir corriendo, a veces sin siquiera desayunar, para llegar a tiempo a la oficina.

Ésta escena es suficiente para mí. No me importaría no ganar fortunas con mi emprendimiento independiente, siempre y cuando pueda disponer de mi tiempo.

En un emprendimiento las decisiones son tuyas y sos realmente dueño de tu tiempo y tu vida.

Éste poder de decidir sobre tu vida se puede encarar de muchas formas.

En mi opinión el mejor método para hacerlo es tomármelo como un juego.

Eso hace que la toma decisiones de mi emprendimiento se torne divertida.

Siempre me gustó jugar y mejorar mis habilidades en los juegos.

Usualmente, en un juego, hay un conjunto de reglas que uno debe seguir para lograr ciertos objetivos, habilidades que desarrollar, experiencia que uno debe ganar, etc.

Como ves, no hay diferencia entre un juego y el juego del emprendimiento. Sí hay más variables que tener en cuenta, pero por lo demás es lo mismo.

Tomarse emprender como un juego ayuda a mantener en el tiempo el esfuerzo ya que nos permite cambiar la lente con la cual vemos las cosas.

Los problemas se transforman en desafíos, las ventas o entregas de valor se tornan objetivos cumplidos, los planes empresarios son estrategias  y los compañeros o empleados son miembros del equipo.

Encarar de forma diferente el emprendimiento, especialmente los problemas que surgen al emprender, ayuda a formar nuestro estado mental.

Hay que amar los desafíos y no estancarse.

Hay que valorar que tenemos la libertad de elegir dónde, cuándo, cómo y con quién queremos jugar/emprender.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *